Entorno

RELIEVE Y SUELO


Villa del Prado está enclavado en el área suroccidental de la Comunidad de Madrid. La sección meridional de los montes Carpetanos, que dividen la cuenca de los ríos Alberche y Tiétar, marca el límite al norte y al oeste, y el río Alberche por el este y sur. Esta sección está formada por el Cerrillo, Peña de Cenicientos, Peña de Cadalso y Aguenfría. Ofrece el aspecto de una extensa llanura salpicada de accidentes  como la Dehesa del Alamar (800 ha), Monte del Rincón y Cuartel del Norte. Tiene una extensión de 78.5 km

La parte norte y centro son terrenos hipogénicos y arcaicos, mientras las suaves ondulaciones y colinas borrosas corresponden al terciario. Las orillas del Alberche son cuaternarios, y forman terrazas, destacando el Cerro de la Coneja (880 m), Cerro Lucía, Cerro Juego de Bolos, Calamonte, Cerro Jarrolón, Colorado. Todas estas elevaciones están surcadas por arroyos que desembocan en el Alberche. Son dignas de mención el Arroyo del Descansadero, Parrales, Tejar, Negrillo, Cordovilla, Arroyo del Molino, Arrofresno, Arrelobos y Palomar.

 

LAS AGUAS


El río Alberche  rodea al este y sur el término municipal, formando una amplia curva, separandolo de la provincia de Toledo. Este río nace en la vertiente septentrional de la Sierra de Gredos, atraviesa la provincia de Ávila, entra en Madrid, para internarse en la provincia de Toledo, y después de recorrer 177 kms desemboca en el Tajo,  cerca de Talavera de la Reina.

Además del río principal y los arroyos mencionados, Villa del Prado goza de abundantes fuentes o manantiales, como los Caños, Valdegatos, la Florida, el Eliseo, Picañejo, el Turco, Charco Frío, Pelegrín y el Reollo. Hay que añadir la rica capa freática  que permite convertir una amplia zona en regadío.

 

CLIMA


Goza de un microclima característico, gracias a la protección montañosa descrita. Los veranos son cálidos y los inviernos no son muy extremados, no siendo frecuente bajar los 0º. La temperatura media anual es de 15º. Los vientos predominantes son el cierzo o norte, solano u oeste, gallego o noroeste.

El tipo de vegetación es la típica mediterránea: amplios pinares piñoneros al norte, encinar degradado en el centro y sur, y plantaciones agrícolas al sur (viñedos, olivos y huertas).