Participación en el Proyecto de Pueblos Abandonados

Ya están de vuelta nuestros alumnos de 1º de Bachillerato que ha participado en el programa de recuperación de pueblos abandonados 2018.

El proyecto se ha desarrollado en Umbralejo (Guadalajara) y han compartido esta experiencia con el IES José Luis Castillo Puche de Yecla (Murcia).

 Foto grupo casas1

Ha sido una experiencia en la que nuestros alumnos se han sorprendido, emocionado y ha supuesto para los participantes un tiempo dedicado a disfrutar, aprender, reflexionar y sobre todo a madurar, a aprender a asumir responsabilidades. Todo ello por medio de la convivencia, en proximidad con la naturaleza, a través de la realización de actividades nuevas para muchos de los participantes, lejos de su entorno habitual.

 Foto grupo campo1

 

Umbralejo

Es un pequeño pueblo situado al Noroeste de la provincia de Guadalajara en el corazón de la Sierra de Ayllón. En la década de los 60, como otros pueblos de España sufre una fuerte migración y queda abandonado.

En 1984, Umbralejo, junto con Búbal en Huesca y Granadilla en Cáceres, se convierte en un Centro Educativo. En estos pueblos se desarrolla el PROGRAMA DE RECUPERACIÓN Y UTILIZACIÓN EDUCATIVA DE PUEBLOS ABANDONADOS, dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Ministerio de Fomento y en el caso de Umbralejo la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El proyecto educativo que se lleva a cabo se regula por las orientaciones generales que el Ministerio de Educación establece en la convocatoria anual que aparece en el BOE, para participar en el Programa de recuperación y utilización educativa de pueblos abandonados.

Lo que se pretende con nuestro trabajo es:

  • Facilitar la aplicación de los contenidos curriculares adquiridos en los procesos de aprendizaje y su enriquecimiento y mejora a través de actividades en entornos más reales.
  • Colaborar en el proceso educativo para que aprecien la riqueza y variedad del patrimonio natural, social y cultural, respetando su pluralidad.
  • Fomentar actitudes de respeto y tolerancia mediante la participación en actividades de grupo, a la vez que se desarrollan hábitos de vida saludable tanto individuales como colectivos.
  • Enriquecer el aprendizaje mediante el uso y aplicación del idioma inglés.

Este proyecto educativo está directamente relacionado con la singularidad del entorno y con las personas que llevan a cabo su trabajo en este pueblo, cumpliendo también un modesto papel de dinamizador socio-cultural de la zona.