Artículos

3º ESO El Hinduísmo

En su período más antiguo se evidencia un intenso interés por descubrir a Dios en cada una de las manifestaciones de la naturaleza. Sus creencias nos acercan a cada uno de dichos elementos. Todo nos habla del misterio divino, todo se convierte en Dios. El hinduismo en esta etapa es politeísta, llegando a afirmar la existencia de 330 millones de dioses. Rituales, himnos, oraciones y dioses asociados a las fuerzas de la naturaleza es lo que encontramos en los escritos religiosos más antiguos: los Vedas.

 

Posteriormente, en los escritos Upanishad se habla de un solo Dios, o un Dios como esencia del misterio divino: Brahma. El ser humano participa de dicha divinidad al igual que la naturaleza. El Atmán (alma, espíritu) es esa esencia humana que es divina. Esta íntima unión del hombre con Dios se logra plenamente cuando se llega a la liberación del cuerpo y de cada una de sus necesidades y apetencias que nos atan a esta existencia. Tal libera­ción se lleva a cabo con el distanciamiento de las pasiones, deseos bienes y placeres de este mundo. Llegar a este convencimiento es el principio de la verdadera sabiduría.

Para llegar a esta liberación se utiliza la técnica del yoga, en la que se pretende separar el cuerpo de la mente, del espíritu, para permitir la unión de nuestro Atmán con Brahma. Dedicar la vida a esta actividad es el objetivo de todo maestro espiritual o gurú, y la de todo creyente hinduista.

Una vida puede que no sea suficiente para alcanzar la unión deseada con Brahma, por eso es necesario reencarnarse una y otra vez hasta lograrlo. La reencarnación tiene tam­bién leyes. Las buenas acciones ayudan a progresar en la nueva reencarnación, mientras que se puede retroceder a seres inferiores si la vida no ha sido lo suficientemente virtuosa. Este ciclo de nacimiento (creación), vida (conservación) y muerte (destrucción), correspon­de con cada una de las principales divinidades: Brahma, Visnú y Shiva.

Los animales también forman parte de ese mundo espiritual. Por eso hay que res­petarlos y no poner en peligro su vida. De aquí se concluye que un buen hinduista puede ser vegetariano y la no-violencia no es más que una consecuencia de tal convic­ción religiosa.

Las relaciones entre los grupos sociales en el hinduismo están basadas en una serie de normas regidas por las castas. Su objetivo fundamental es mantener separados a unos grupos sociales de otros, asignándoles una función en la sociedad

Las principales castas son cuatro: brahmanes (encargados de los ritos religiosos y la cultura), los ksatriyas (guerreros), vaisyas (comerciantes, pastores y agricultores) y sufras o servidores encargados de los oficios más humildes como la limpieza, incineraciones, etc.