Artículos

3º ESO El Judaísmo

El pacto sellado entre este pueblo y Dios se inauguró con la confianza -fe- que Abraham depositó en Dios. Por esta actitud, Abraham es considerado, para las tres religiones monoteístas, padre de todos los creyentes. Esa misma confianza es la que mostró Moisés con Yahvé cuando llevó a cabo la misión encomendada de liberar al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto. Moisés representa para el judaísmo el profeta más grande por haber entregado al pueblo de Israel los mandamientos de Dios para guiar sus vidas hacia la tierra de la libertad. Los diez mandamientos son las normas básicas de la vida judía y que luego van a tener un amplio desarrollo, llegando a regular cada uno de los aspectos de la vida dia­ria, tanto del individuo como del pueblo. Esta ley -Torah- viene recogida en los cinco prime­ros libros de la Biblia, Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Son, para los judíos, los libros más importantes de la Biblia. Son los libros de la ley.

 

Con el asentamiento en las tierras de Canaán, siglo XII a. C., el pueblo comenzó a dar culto a Yavhé en un templo construido en Jerusalén y se comenzaron a consagrar festivi­dades; la mayor parte de ellas relacionadas con los acontecimientos más importantes de su historia, como la pascua (salida de Egipto), tiendas (éxodo, vida en el desierto), pentecostés (ley del Sinaí). La festividad más importante es el sabbat. Se celebra todos los sába­dos y ese día está dedicado a la observancia, lectura y reflexión de la Torah. Los judíos se reúnen en la sinagoga y en sus casas para hacer prácticas rituales que comienzan el vier­nes con el encendido de velas. Otra festividad es el día del perdón (yom kipur).

En tiempos de Jesucristo los rituales, culto y principales festividades se celebraban en Jerusalén. Pero en año 70 d. C. el ejército romano destruyó el templo y acabó con el culto. Desde ese momento el pueblo depositó en la ley toda su confianza, sabiendo que no podrá ser destruida como lo fue el templo, ya que está construida en el corazón del hombre.

El pueblo comenzó a dispersarse a partir de aquella fecha (diáspora) y siguió cons­truyendo su fe en todos los países donde se asentó. En España llegaron a crecer nota­blemente y a convivir pacíficamente con los pueblos, culturas y religiones de nuestro país, como cristianos y musulmanes. Hubo grandes personajes que destacaron en todas las facetas que componen la vida de un pueblo. Uno de los más destacados fue Maimónides, gran médico y pensador nacido en Córdoba. Los judíos fueron expulsados de España en 1492 por los reyes católicos.

Su historia reciente está marcada por el holocausto, donde el fanatismo exterminó a más de seis millones de judíos en la segunda guerra mundial.